16 sept. 2016

Sobre crecer con "el mejor abuelo del mundo"

Porque si eres de esos que pueden afirmar haber tenido al "mejor abuelo del mundo", es bueno que sepas que eres poseedor de uno de los más grandes tesoros. 


Para algunas personas sus abuelos fueron simplemente una parte agradable de la infancia, algunos fines de semana y fechas especiales celebradas con toda la familia. Para otros, fueron parte de nuestro día a día y fueron los encargados de nuestra crianza mientras mamá y papá trabajaban. Y, en algunos casos, el lazo que llegamos a desarrollar con uno de ellos en particular, termina marcando nuestra existencia para siempre. Acompañaron nuestra infancia de cerca, desde los primeros pasos, hasta las primeras travesuras. En la adolescencia, se convirtieron en los mejores cómplices y consejeros. En la edad adulta, se convirtieron en nuestros más grandes mentores. Ese, ese fue el "mejor abuelo del mundo".
El que nos enseñó a caminar, a correr, a saltar... pero sobretodo, que las caídas hacen parte de la jornada y que ninguna es suficientemente estruendosa como para no levantarnos nuevamente, con más ganas de seguir.
El que nos divirtió con los mejores juegos, pero que también encontró oportunidad para ser maestro de las lecciones que hoy, nos han hecho personas de bien.
El que, a través de sus historias, quiso mostrarnos qué caminos seguir y cuales no. Pero sobretodo, que no importaba la ruta que escogiéramos, siempre podríamos volver a ellos, nuestro "puerto seguro".
El que nos mostró el mundo a través de sus ojos, y sembró en nosotros el deseo de comenzar a verlo a través de los nuestros.
El que nos hacía los mejores dulces para la merienda, pero que siempre dio prioridad a alimentar nuestra alma con el amor más incondicional.
El "mejor abuelo del mundo" es ese que nos enseñó las pequeñas y grandes cosas de la vida, que nutrió nuestra mente con valores y principios, que regó nuestra vida con cariño diario a toneladas. Ese que, incluso desde el cielo, continúa acompañándonos... cada día, cada paso, cada caída.







0 comentarios:

Publicar un comentario